Espaldarazo anímico a Froome de cara al Tour

  • La victoria del corredor británico en Dauphiné le da alas de cara al comienzo del Tour de Francia de este año.

2016061293_121524-bPor tercer año consecutivo Chris Froome se logró alzar en lo más alto del podio al finalizar la última etapa de la carrera Dauphiné, considerada por muchos como el ensayo final de cara a la celebración del Tour de Francia que dará inicio el próximo 2 de julio.

La moral del corredor británico se ve reforzada tras su tercera victoria consecutiva en esta carrera que se creo en la posguerra y que lleva sirviendo como preparación para el Tour desde sus inicios. Con estas tres victorias en las cuatro veces en las que ha participado, Froome iguala la gesta que anteriormente ya habían logrado míticos corredores como Nello Lauredi (1950, 51, 54), Bernard Hinault (1977, 79, 81) y Charly Mottet (1987, 89, 92), además del español Luis Ocaña, ganador en los años 1970, 1972 y 1973.

La última etapa de la edición de este año reforzó la posición de favorito para el Tour del corredor del equipo Sky Chris Froome, lider del equipo y ganador de las dos ultimas ediciones tanto de la Dauphiné como del Tour de Francia celebrado poco después, lo que hace prever unos buenos resultados también este año.

La intensa lucha del corredor británico con el español Alberto Contador se vio determinada de forma fundamental por los magníficos secundarios del Sky, que hicieron gran parte del trabajo sucio y han hecho que Froome pudiese reservar fuerzas para momentos concretos, en los que demostró porque es el líder de un equipo con ciclistas como Mikel Landa, Wouter Poels o Sergio Henao, corredores de gran proyección que serian lideres en otros equipos.

Contador no se resigno y a base de coraje y corazón logró inquietar al líder de la general, con escapadas constantes e intentos de ataques, pero el trío de escuderos de lujo logró mantener el control sobre los escapados, y en los pocos kilómetros en los que Froome se vio sólo, supo mantener bajo control la situación y a sus rivales.

Por su parte el australiano Richie Porte, del equipo BMC afrontaba la última etapa como segundo de la general a sólo 21 segundos de Froome, pero su táctica conservadora, en la que se mantuvo muy tranquilo, sin alterar al líder, no le salió todo lo bien que esperaba. Tras una etapa sin dar sobresaltos, esperaba poder afianzar su segundo puesto en el sprint final, para el que se había reservado, pero la inexperiencia del joven corredor australiano le paso factura al colocarse, y involuntariamente fue cerrado por el equipo Sky, terminando fuera del podio en una acción de justicia poética que terminó castigando la cobardía.

Contador termino en un meritorio quinto puesto en una carrera que no ha logrado ganar, perdiendo la carrera el pasado viernes tras un espectacular enfrentamiento directo con Froome, que no parece un buen augurio de cara a sus posibilidades en el tour, aunque para ello falta casi un mes y muchas cosas pueden cambiar de aquí a entonces.